Consumir productos mucho más artesanales en belleza

Por todas partes hallamos negocios de productos de cosmética, tanto grandes o pequeños, la propuesta de artículos para la venta es extensa.

De esto podemos sacar en conclusión que el sector de esta clase de artículos tiene bastante competencia por la gran cantidad de productos de distintas marcas que podemos encontrar.

A lo largo de este reportaje se han visto tiendas conuna decoración espectacular, ambientes que reproducen una nueva perspectiva de cara a ofrecer todo tipo de cosméticos, están tan bien distribuidos que incitan a adquirir cualquier marca. De igual forma hemos observado boticas que ofertan este tipo de artículos relacionados con el cuidado corporal con productos de peluqueria, puesto que los beneficios que logran los licenciados en farmacia de la comercialización de fármacos en ningún caso son grandes y seestán dedicando también a la comercialización de productos de belleza con el objetivo de obtener más beneficios, aunque los importes suelen ser más elevados que en los establecimientos específicos de belleza corporal.

En estos últimos años nos interesa consumir productos mucho más artesanales y por tanto sin componentes dañinos y esta determinación va a hacer que las distintas marcas de cosmética intenten proporcionar ese matiz ecológico a los artículos.

Si examinamos los compuestos de los artículos de belleza, podemos ver que los principios activos van a ser similares en casi todos los artículos y serán grasas naturales que se sacan de vegetales por medio de la destilación.

Sobre los acetes que se hacen con plantas y sus particularidades no se sabe mucho, por lo cual se desconoce de qué forma inciden en la mejora de nuestra imagen. Nos consta que hace muchos años utilizaban esencias que sacaban de las plantas y les daban buen resultado, como por ejemplo: los aceites de diferentes semillas y los de sésamo.

En el tiempo de los egipcios, las personas utilizaban ungüentos con objeto de remediar el avejentamiento de la cuerpo, la acumulación de grasas y la higiene personal. Más tarde civilizaciones posteriores prestaron más atención a el cuidado del cuerpo con productos peluqueria y el mejor estado de forma del cuerpo usando ungüentos de simientes para la mejora de la piel y practicaban deporte para mejorar su imagen.

Existe una diferencia entre los productos de belleza de la antigüedad y los naturales, los de la antigüedad presentan componentes de origen animal y en cambio los segundos se originan de las plantas renovando las calidades de los componentes e incluso los beneficios que otorgan a nuestra epidermis. Lo más conveniente de los ingredientes que realmente son eficaces de las plantas en ningún caso únicamente viene derivado de la raíz biológica, sino del hecho de que los aceites naturales penetran mucho mejor en el cuerpo que las cremas.

Resumiendo, debemos encontrar comercios donde nos informen de los artículos sin componentes dañinos que presentan, de que forma están hechos y que elementos activos se consideran beneficiosos, y de esta forma no adquirir potingues que incorporan componentes químicos.

Algunos individuos recurren a tratamientos demasiado arriesgados como por ejemplo la medicina estética o las operaciones con objeto de cambiar su imagen, no obstante ese gasto se podrían haber evitado si hubieran recurrido a los tratamientos antigüos.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn