Un ornamento no debería ser siempre de piedras valiosas

En este momento vamos hablar de las joyas, un artículo que comentan que perdura para siempre, no obstante considero que el aspecto puede llegar a quedarse obsoleto, impulsando a su propietario a volver a diseñar la pieza de joyería o incluso vender el colgante junto con los aretes que van a juego y de nuevo adquirir una pieza con diseños más temporales.

Un ornamento no debería ser siempre de piedras valiosas o incluso metales de gran coste, incluso es posible hacerse con otra clase de piedras con un precio muy reducido y metales más comunes cuyo importe suele ser bastante económico. Las alhajas se utilizan por todos los lugares del mundo, las mujeres y los hombres engalanan con las alhajas partes de su cuerpo y se suele interpretar como un signo de gran poder económico, es decir llevamos joyas cuando queremos presumir de situarnos en un nivel superior dentro de la sociedad.

Las joyas personalizadas existen en el mundo a partir de la llegada de los seres humanos, inicialmente utilizaban tabas de los animales cuando necesitaban hacer las pulseras ó collares. Luego el proceso de creación de las alhajas progresó con las distintas culturas añadiendo los metales y además piedras preciosas, en hoy en día todo puede valer para ponernos como adorno, ahora la oferta de diferentes modelos hechos por profesionales de la joyería ha llegado a ser muy abundante en los distintos países.

Los señores para satisfacer a las señoras suelen agasajar con plantas o tal vez joyas, la causa de esta determinación sería que a las chicas les cautiva que les obsequien con alianzas, aretes y colgantes en días poco comunes. Conforme a lo que mencionan en el blog que he leído esta semana, las féminas bastante especiales ó que tienen el carácter bastante señalado se inclinan por las joyas más grandes pero las mujeres que resultan ser bastante tiernas optan por piezas de joyería pequeñas y muy sencillas. Cuando decidimos dar un obsequio a una fémina lo mejor suele ser determinar la personalidad para contentarla. Los entendidos en tendencias creen que con anterioridad a regalar una joya hay que tener presente las particularidades de la fisonomía de la señora, por ejemplo:

La forma de la cara. La cara de una mujer va a ser lo que se observa en primer lugar y además tendría que haber una correlación entre las piezas de joyería que te pones y la forma de la cara, pudiendo ser ovalado o incluso rectangular.

La estatura de la señora, igualmente sería una referencia primordial a la hora de elegir las pulseras personalizadas, a las mujeres de poca altura no se les recomienda ponerse colgantes ajustados a la garganta pero las féminas de gran altura deberían ponérselos más sueltos de la misma forma que los aretes.

El tipo de manos, será esencial a la hora de escoger las alianzas, a las mujeres con manos delicadas y además alargadas les quedan mejor los anillos de mayor grosor, y siempre que se consideren cortas y amplias suele ser preferible llevar sortijas sencillas.

Esta clase de sugerenciasen ningún caso tenemos que seguirlas estrictamente, la chica tiene la opción de usar lo que desee como joya, lo primordial sería que le quede bien y además le guste la pieza que ha adquirido. Además hay alhajas que se adaptan a todo tipo de chicas.

Con el fin de encontrarse favorecida no es necesario ponerse alhajas de precios desmesurados ni firmas importantes, la señora puede encontrarse bella con artículos de imitación adquiridos a buenos precios. Lo fundamental va a ser dar personalidad a tu imagen además de agradarte a ti primero y a los demás seguidamente.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn